6 beneficios de Bossaball para la salud y la forma física

6 beneficios de Bossaball para la salud y la forma física

Un juego excepcionalmente acrobático y energético, Bossaball es una emocionante combinación de deporte, música y mucha diversión. Incorporando elementos de voleibol, fútbol y gimnasia, un partido de Bossaball se juega en una cancha inflable especialmente diseñada, con trampolines integrados en el medio. ¡El trampolín en sí mismo a menudo se promueve como uno de los mejores y más efectivos ejercicios! La NASA cree que “el ejercicio de rebote es la forma más eficiente y efectiva de ejercicio que haya creado el hombre”.

Cris Cabrera, cinco veces campeón español del trampolín en equipo, señala: “El trampolín es un ejercicio de bajo impacto que tonifica los músculos y mejora la coordinación. Hay innumerables beneficios de rebotar para la salud.”

En Bossaball, los jugadores rebotan en el trampolín y en la cancha inflable. Hacer ejercicio en una cancha inflable brinda a los atletas numerosos beneficios cardiovasculares, para la salud y el bienestar, lo que hace de Bossaball una actividad superior que puede ayudar a quemar calorías y reforzar el metabolismo, el sistema inmunológico y muchos otros órganos vitales.

Bossaball mejora tu sentido del equilibrio

Uno de los beneficios más importantes de la cancha de Bossaball es el desarrollo del equilibrio corporal. Al pararse en tierra firme, se pueden evitar los problemas de equilibrio, pero al levantarse de la superficie del inflable o del trampolín, los jugadores tienen que localizar centros de gravedad nuevos que están en constante cambio. La práctica continua en la cancha desarrolla habilidades y competencias para mantener el equilibrio adecuado.

Además, en respuesta a las fuerzas de la gravedad que actúan sobre el cuerpo en todas las direcciones cuando estás flotando en el aire, ambos lados del cuerpo y del cerebro se comprometen a mantener el equilibrio y la coordinación. Esto se traduce en el desarrollo de habilidades motoras bilaterales, a diferencia de otros deportes donde hay una gravedad constante y un lado del cuerpo puede ser favorecido más que el otro.

Bossaball, por lo tanto, ofrece a sus participantes una manera sin precedentes de estar físicamente activos mientras se ejercitan en una superficie elástica. El cuerpo está en movimiento perpetuo debido al control constante y al ajuste de la postura para prepararse para golpear la pelota o realizar un movimiento defensivo después de cada rebote. La concentración, el estado de alerta y la coordinación se ponen a prueba.

La cancha desafia tu coordinación

Además, Bossaball exige todo el cuerpo para pasar la pelota al otro lado. Las habilidades de voleibol se ejecutan para jugar el balón con las manos o los brazos, mientras que el toque de fútbol permite a los jugadores pasar el balón con cualquier otra parte de su cuerpo: cabeza, pecho, rodillas o pies. Los participantes agudizan su toque de pelota y la coordinación de todo su cuerpo mientras realizan los toques de voleibol y fútbol.

Adicionalmente, Bossaball permite a deportistas de otras disciplinas amplificar sus habilidades haciendo ejercicio en una superficie incomparable. Los jugadores de voleibol refinan sus capacidades y practican su técnica de salto para el remate mientras que los jugadores de fútbol practican chilenas en una cancha elástica y segura y mejoran sus habilidades y trucos. Los gimnastas pueden revelar su talento de pelota y perfeccionar sus habilidades en el trampolín.

En cada momento, la cancha inflable obliga al jugador a ajustar la posición del cuerpo constantemente. Esto genera una mejora de las habilidades de motricidad fina que ayudarán en otros deportes que requieren una buena coordinación en general y la coordinación oculo-manual y oculo-pedal en especial.

El inflable minimiza el riesgo de lesiones

La seguridad de la cancha inflable permite a los jugadores llevar a cabo una gran variedad de técnicas, tácticas, estrategias de equipo y movimientos acrobáticos para golpear la pelota, como volteretas y giros en el aire.

En comparación con otros deportes, en Bossaball, cada movimiento es más suave para las rodillas, los tobillos y los huesos. La cancha elástica absorbe el peso del jugador después de cada paso y el trampolín suaviza el impacto de los saltos. Después de una defensa, los atletas aterrizan más suaves en la superficie del inflable que en la dura superficie de una pista de voleibol o en la arena de una pista de voleibol de playa.

Generalmente, el ejercicio en superficies duras ejerce una presión aumentada sobre las articulaciones, los pies y las piernas. Esto puede causar dolores o lesiones en las articulaciones, los tobillos, las rodillas y la espalda. Correr o saltar sobre un inflable es más efectivo porque los participantes pueden hacer ejercicio durante más tiempo sin sentir presión en sus articulaciones. El entrenamiento en superficies duras coloca una fuerza de dos a tres veces del peso corporal en las articulaciones, lo que naturalmente aumenta el potencial de lesiones.

A diferencia de las actividades físicas de alto impacto, como correr o cualquier tipo de ejercicio que implique paradas repentinas, arranques y pivotes, o saltos y aterrizajes incómodos, como son comunes en baloncesto, tenis o fútbol, es poco probable que el ejercicio y el entrenamiento en una cancha inflable dañen las articulaciones.

Aunque saltar en el trampolín, por ejemplo, proporciona un entrenamiento intenso para los músculos y los huesos, la cama elástica absorbe el 80% del impacto del rebote.

En conclusión, hacer ejercicio en una superficie elástica tiene más beneficios para la salud y otras ventajas que ejercicios como correr, practicar deportes de equipo o ejercicios aeróbicos que impliquen un alto impacto en una superficie sólida. Cuando rebota, el impacto es absorbido por la superficie y se reduce el riesgo de lesionar los músculos y las fibras. La fuerza gravitacional medida, por ejemplo en los tobillos o en la espalda, por lo tanto, se distribuye más equitativamente.

Entrenar en la cancha de Bossaball fortalece tus músculos

Flotar encima de la cancha o saltar en el trampolín tiene beneficios únicos en comparación con otras formas de ejercicio. Implica aumentar la fuerza G, que es la fuerza creada en el cuerpo como resultado de la gravedad.

Al rebotar, hay una aceleración y desaceleración que ocurre en cada salto. Todos los 638 músculos se flexionan y relajan alternativamente, tonificando todo el sistema muscular. Cuanto mayor sea el salto, mayor será la fuerza G que se ejerce de modo que cada músculo y célula se impacten de una manera más fuerte. Durante un proyecto en Singapur, se demostró que después de practicar Bossaball durante varias semanas, los jugadores habían ganado un 20% en su altura de salto.

Sin embargo, no solo piernas, muslos y glúteos están especialmente condicionados y tonificados por los movimientos de salto constantes. En lugar de otros entrenamientos que se enfocan estrictamente en un área determinada, rebotar repetidamente en la superficie suave de la cancha de Bossaball, le brinda un entrenamiento completo a los atletas.

John Beer, entrenador olímpico del equipo británico de trampolines, agrega: “Los músculos de la estabilidad central están casi constantemente comprometidos para mantener el cuerpo estable y equilibrado, lo que significa un estómago tenso y una espalda baja más fuerte”. También está de acuerdo con la investigación de la NASA que utilizar un trampolín ayuda a mejorar la fuerza de todo el cuerpo. Los músculos abdominales se desarrollan porque el cuerpo tiene que flexionarse y liberarse cada vez que sale del trampolín.

Rebotar es un ejercicio que proporciona un efecto aeróbico a tu corazón y reduce la grasa corporal

Se ha comprobado que saltar en un trampolín estimula el metabolismo y ayuda a mantener el peso bajo. El metabolismo permanece elevado hasta 24 horas después de que se baja del trampolín, lo que resulta en un quemador de calorías extremadamente eficiente.

Según el Journal of Applied Physiology de la NASA, el ejercicio de rebote, que se ejecuta constantemente en inflables y trampolines, es un 68% más eficiente que el jogging. El estudio de la NASA también encontró que un individuo de 75 kg que pasa 1 hora en un trampolín, quemará más calorías que la misma persona que corre durante una hora.

Además, 10 minutos de rebote en un trampolín es un mejor ejercicio cardiovascular que 33 minutos de carrera. El informe de la NASA dijo que “para niveles similares de ritmo cardíaco y consumo de oxígeno, la magnitud de los estímulos biomecánicos es mayor con saltar en un trampolín que con correr”.

Adicionalmente, el ejercicio de rebote fortalece el corazón de dos maneras: mejora el tono y la calidad del músculo en sí, y aumenta la coordinación de las fibras a medida que se extrae sangre del corazón durante cada salto. El efecto aeróbico mientras estás saltando de rebote es igual y con frecuencia supera al de correr.

El rebote te pone en un buen estado de salud y forma física

Al trabajar contra la presión gravitacional constante mientras rebotas, los jugadores resisten la fuerza de la Tierra. La resistencia al moverse en la pista de Bossaball es sutil, pero aumenta la fuerza celular. La ingravidez alterna del rebote y la doble gravedad en el trampolín y en la cancha producen una acción de bombeo que extrae los productos de desecho de las células y fuerza el oxígeno y la nutrición de la corriente sanguínea hacia ellas.

En la parte inferior del rebote, cuando la fuerza gravitatoria es mayor, las válvulas se cierran y las toxinas se expulsan entre las células. A medida que el cuerpo avanza, las válvulas todavía están cerradas, las toxinas se desprenden de las células y los nutrientes pasan de la linfa a las células. A la altura del rebote, el cuerpo carece de peso y las válvulas se abren. A medida que el cuerpo desciende, el fluido fluye. Las toxinas se extraen de las células y luego se eliminan por el sistema linfático.

Además, durante el breve período cuando el cuerpo está suspendido en el aire, la presión más baja en la célula promueve el movimiento de nutrientes a las células, donde se puede convertir en energía. Por lo tanto, el flujo de materiales hacia y desde las células se mejora. Esto aumenta enormemente el nivel de salud. El rebote también aumenta el recuento de glóbulos blancos y, por lo tanto, fortalece el sistema inmunológico.