Quilmes y Bossaball en un verano argento.

En los últimos meses, dos proyectos masivos comenzaron en Argentina a los cuales vale la pena echarles un vistazo.

¡ Que buen nivel de juego ! En una de las ideas estuvo presente la cervecería Quilmes en las costas de Pinamar y Mar del Plata.

Los eventos de la costa argentina se armaron con el equipo nacional. Filip Eyckmans, creador del Bossaball, cree que Argentina tiene un equipo de promesas y ve un gran futuro para el bossaball en el país. Pronto, Eyckmans espera un encuentro entre los dos principales rivales sudamericanos Brasil y Argentina. «Ya se siente esa energía. Y es que, en Europa, la tensión en el campo de juego que existe entre Holanda y Bélgica es diferente. No puede compararse con la de estas dos grandes potencias».

Bossaball dio un paso en cuanto al nivel del juego. Eyckmans nos cuenta sobre la alineación argentina: «Han entrenado y tienen una buena defensa. Con esto se podría decir que al jugador del trampolín del equipo contrario le costará aún más mantener la resistencia física que provoca el salto, que resulta de la constante altura que deberá lograr una y otra vez.».

Además, se ha perfeccionado el campo de juego. Entraron en práctica las nuevas tecnologías de las canchas de Bossaball, así como también el material para que el nuevo diseño sea aún más seguro: el trampolín y el inflable poseen mayor estabilidad que le dan una mayor continuidad al juego.

Filip Eyckmans le agradeció a Quilmes, la famosa marca de cerveza argentina: «Espero que podamos dar un paso decisivo a través de un nuevo acuerdo con Bossaball Argentina».

Otro hito en la historia de bossaball es la participación de Diego Gutiérrez, jugador profesional del voleibol argentino quien dejó atrás su carrera el octubre pasado y decidió probar con bossaball: «Hace años ya que es un jugador profesional: ¡2 juegos olímpicos!.», nos cuenta Eyckmans. «Me hace sentir orgulloso el hecho de que alguien como Diego, con su lista de logros, llegue a ser el armador del equipo argentino.».

Después de su remix Balthazar para el nuevo video de bossaball, el gran DJ Buscemi voló desde Bélgica para ser el Samba Referee de las playas marplatenses.